2008-05-26

"Podemos perrear" . Rodolfo Chikilicuatre y alrededores

Si he entendido bien Rodolfo Chikilicuatre ha sido una broma de proporciones inéditas en la historia de la televisión nacional. No ha sido exactamente una parodia porque el modelo de lo parodiado queda diluido en el personaje que ha jugado a ser o estar entre la realidad y la ficción. Lo parodiado es, si acaso, el papanatismo estúpido y trasnochado de quienes aún contemplan eurovisión como un espacio donde todavía se juegan los destinos patrios. Éstos en realidad son muy pocos, porque los más que han vomitado contra este personaje, uno de tantos que salen por televisión, y el grupo de buenos humoristas, sanos y frescos en el buen sentido, creo, de la Sexta, cadena que, junto algo de la uno y la dos, se puede ver sin sentir arcadas, son en realidad gente de los multimedios a sueldo de empresas que han decidido qué se ha de censurar. Y los motivos son obvios: 1. tratarse de un producto que no procede de la cadena de televisión que ellos controlan 2. utilizar el sistema para en parte crackearlo, cosa que viene haciendo la Sexta en su programación humorística en "Sé lo que hicisteis", o "Salvados por la Campaña", "la Iglesia", etc. Los columnistas que se rasgan las vestiduras y los programas que han hablado de Eurovisión criticando o inventando connivencias de TVE en la gestación de esta colosal broma (para mí TVE se ha encontrado con este hacker y ha decidido inteligentemente continuar en el "de perdidos al río"), son en realidad lo más patético del fenómeno "chiki-chiki". De todos estos se ha reído El Terrat. Se argumentará que el "chiki-chiki" es un negocio como otro cualquiera, pero el ingenio demostrado es superior al de sus detractores, que ocupan tanto o más espacio de emisión mediática. Eurovisión es una bazofia que sólo salva el camp, y el único camp autoconsciente y cómplice con el espectador es el "chiki-chiki". En este vídeo hay un momento en que se dice "demos a Europa lo que se merece". Esto es exacto, creo. En una Europa donde no se dan a votar leyes constitucionales en referendum por miedo a perderlo (esto no lo hace ni Hugo Chávez "con las bragas en la mano") y nos rasgamos las vestiduras porque una cadena de televisión lleva a cabo una broma metatelevisiva crackeando legalmente el sistema de concurso eurovisivo, yo creo que sin duda "podemos perrear".

1 comentario:

N. dijo...

Estoy de acuerdo. Yo hice el plan completo: quedé con amigos para cenar y reirnos de todo lo que ponían. Perreé y me ha quedado muy clarito: uno, se lamentan a los que no se les ocurrió antes; dos, hay que tener mucho humor y bueno para reirse de tooodooo el festival; tres, aquí ha sacado tajada hasta el tato y cuatro, el robocop.

"Sin embargo yo creo que aquel niño se fue con ellos y todos juntos viven con otras personas y es a ellos a quienes los muebles recuerdan. Ahora yo soy otro, quiero recordar a aquel niño y no puedo. No sé cómo es él mirado desde mí"

Felisberto Hernández, "El caballo perdido".